Aprender a quedarme.

En medio de estos días de clausura y presión obligatoria; una amiga me hizo este hermoso regalo de afinar en vez de estar en el confinamiento. Suena fácil y no lo es. Como quitar capas de ese ruido rutinario de hacer, correr, volver a correr, hacer más hasta desfallecer . …